Un Magnate De Wall Street Compró Su Virginidad Y Ella Terminó Enamorándose De Él

Esta joven de 20 años vendió su virginidad a través de internet y, lo creas o no,  dice haberse enamorado del hombre que pagó por quedarse con su primera experiencia. Últimamente, se puso de moda entre las mujeres jóvenes el pedir millonarios montos de dinero al hombre que se quede con su virginidad. Es relativamente habitual que ofrezcan su castidad en sitios web de escorts, donde los clientes hacen sus ofertas a modo de subasta. Pero, ¿de esta manera se podrá lograr encontrar el amor?

Ella es Jasmine, de 20 años, que puso su castidad en subasta a través de sitio “Cinderella Escorts” por la suma de 1.4 millones de dólares. De acuerdo a la agencia de acompañantes, quien se quedó con Jasmine es un “exitoso e inteligente banquero de Wallstreet“, quien superó las ofertas de “DJ de Los Angeles! y de un “magnate de Munich”. Así se ofrecía ella online:

“Quiero vender mi virginidad porque me di cuenta que a la edad de 20 años tengo muchas cosas que pagar, como la renta, el carro y las cuentas. Crecí en una familia muy religiosa, quería entregar mi virginidad después de casarme. Mi virginidad era muy importante para mí. Quiero venderla porque quiero estudiar, quiero descubrir el mundo, aprender idiomas y ser una mujer de negocios”.

De la forma como ella lo describe, creció en el seno de una familia muy religiosa y tenía ganas de mantenerse pura hasta el matrimonio, pero finalmente decidió vender la virginidad para iniciar su propio negocio y viajar por el mundo.

“Estoy feliz de haber vendido mi virginidad y ya conocí al cliente. Estaba un poco nerviosa para ser sincera, pero finalmente me gustó mucho. Era un verdadero caballero y me cuidó bien“, dijo al sitio web de la agencia.

“No quiero entrar en detalles, pero lo que puedo decir es que vamos a salir juntos de nuevo. Es demasiado pronto para hablar de amor todavía. Nos gustamos uno al otro, y veremos qué sucederá en el futuro“, añadió la ilusionada joven.

Estas eran sus fotos mientras se subastaba su virginidad.

 

Añadió que se siente afortunada y feliz con el hombre que la desvirgó:  “Estoy feliz de haber tenido suerte con el hombre que compró mi virginidad. Él es inteligente, exitoso y me gustan los hombres mayores. Tal vez viajaremos juntos por el mundo”

Claro está que no podemos saber si esta historia terminará en un hermoso e idílico romance, pero ya está claro que Jasmine quedó realmente encantada con el hombre que pagó por estar con ella de forma sexual. Esto no significa que todas las historias puedan terminar de esta misma manera.